HomeInternacional (Page 343)

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) La cantidad de ciudadanos mexicanos muertos en el tiroteo del 3 de agosto en la ciudad estadounidense de El Paso (sur) se elevó a ocho, informó el canciller de México, Marcelo Ebrard.

«Ocho connacionales han muerto como resultado del acto terrorista del sábado» en El Paso, ciudad fronteriza del estado de Texas (sur), en el que fallecieron más de 20 personas y quedaron heridas otras 26, dijo el jefe de la diplomacia mexicana en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Ebrard aseguró que recibió informes de que «desgraciadamente falleció Juan de Dios Velázquez Chairez, originario de Zacatecas», estado del centro de México.

El canciller no modificó la cantidad de heridos, pero se presume que el fallecido era una de las siete personas mexicanas heridas, según el recuento oficial.

El titular de Relaciones Exteriores envió condolencias a la familia y amigos del octavo mexicano asesinado en el tiroteo, perpetrado supuestamente por Patrick Crusius, de 21 años, originario de Allen, suburbio de la ciudad de Dallas, también en Texas, desde donde condujo más de nueve horas para llegar a El Paso a «asesinar a los hispanos», según habría dicho a las autoridades.

Poco antes del anuncio sobre la octava víctima mexicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en conferencia de prensa que su administración quiere «mantener siempre relaciones de amistad, respeto y cooperación para el desarrollo, nos unen muchos lazos culturales, una convivencia de siglos, no podemos apostar a ser vecinos distantes, sino procurar una buena vecindad».

López Obrador reiteró que Ebrard «se va a trasladar a Ciudad Juárez [fronteriza con El Paso] para atender personalmente este lamentable suceso».

Ebrard cruzará a El Pasó en el atardecer de este 5 de agosto y emitirá un mensaje a los mexicanos en EEUU en el Consulado general a las 16:30 hora de la Ciudad de México (22:30 GMT).

El ministro dijo el 4 de agosto que para México el tiroteo en El Paso fue «un acto de terrorismo» contra los mexicanos y descendientes de mexicanos que residen en EEUU.

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Sputnik) La Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condena los asesinatos de tres periodistas en el sur de México en los últimos días, que elevan a 10 el número de comunicadores muertos este año, en el marco de una situación «muy preocupante», dijo el representante permanente Jan Jarab.

«La situación de periodistas y defensores de derechos humanos en México continúa siendo muy preocupante», afirmó Jarab en un posicionamiento ante los tres asesinatos.

La semana pasada, Rogelio Barragán Pérez apareció asesinado en el estado de Morelos (sur), Edgar Alberto Nava López en el estado de Guerrero, con costas al Pacífico, y Jorge Celestino Ruiz Vázquez en el estado de Veracruz (sureste).

La información recibida por la oficina señala que los periodistas «habrían recibido amenazas previamente por su labor periodística» en estados del sur del país.

Con los tres asesinatos, ya son al menos 10 los periodistas muertos de forma violenta durante 2019, cerca de la docena de comunicadores fallecidos de esa manera registrados el año pasado.

Nava López, asesinado el 2 de agosto en Zihuatanejo, Guerrero, dirigía el medio digital «La Verdad» de ese puerto turístico (sur), además de desempeñarse como funcionario del gobierno municipal.

En el caso de Barragán Pérez, cuyo cuerpo sin vida fue localizado dentro de un auto en la ciudad de Zacatepec, Morelos, el 30 de julio, colaboraba con el medio de Guerrero llamado «Al Instante».

Ruiz Vázquez, asesinado el 2 de agosto en Actopan, Veracruz, era colaborador del periódico El Gráfico, de Xalapa.

Ese periodista había denunciado con anterioridad ataques y amenazas en su contra ante la fiscalía de Veracruz y contaba con medidas de protección otorgadas por las autoridades de ese estado del sureste.

A estos asesinatos se suman otros ataques contra medios de comunicación como el registrado contra las instalaciones de «El Monitor de Parral», perpetrado el miércoles 31 de julio.

Si bien nadie perdió, los colaboradores del medio «sí estuvieron en riesgo», dice la protesta del Acnud que encabeza la expresidenta chilena Michelle Bachelet.

El organismo internacional valora los esfuerzos de fortalecimiento del mecanismo de protección de periodistas, al que apoyó con un diagnóstico sobre los ataques a periodistas y medios de comunicación.

Pero considera que «otras acciones son igualmente necesarias, fundamentalmente en el ámbito de la lucha contra la impunidad».

La oficina permanente de la Alta Comisionada de la ONU en México llama a que estos asesinatos y agresiones sean «debida y exhaustivamente investigados a la brevedad», y que los responsables rindan cuentas ante la justicia.

La instancia de la ONU exige que durante las investigaciones se agoten «todas las líneas de investigación, incluida la actividad periodística», y tomar en cuenta las amenazas y ataques previos reportados, e incluso denunciados.

En 2018, la Oacnudh registró el asesinato de al menos 12 periodistas y la desaparición de otro.

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, expresó su deseo de mantener relaciones de «amistad, respeto y cooperación» con EEUU, tras el tiroteo ocurrido en la fronteriza ciudad estadounidense de El Paso, en el que fallecieron una veintena de personas, incluidas siete ciudadanos mexicanos.

«Queremos mantener siempre relaciones de amistad, respeto y cooperación para el desarrollo, nos unen muchos lazos culturales, una convivencia de siglos, no podemos apostar a ser vecinos distantes, sino procurar una buena vecindad», expresó el mandatario en su conferencia de prensa diaria.

López Obrador reiteró su «pesar y tristeza» por los «asesinatos de mexicanos y también de estadounidenses», en el ataque del fin de semana en El Paso, ciudad fronteriza con la mexicana Ciudad Juárez.

«Perdieron la vida, de acuerdo con la última información siete mexicanos y están graves algunos heridos, siete también», cuyas familia son atendidas por la cancillería y los consulados mexicanos, detalló.

El jefe de Estado reiteró la postura del Gobierno de México que ya hizo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, «quien se va a trasladar a Ciudad Juárez para atender personalmente este lamentable suceso», anunció el mandatario.

Ebrard dijo el 4 de agosto que México califica el tiroteo en El Paso como «un acto de terrorismo en contra de la comunidad mexico-norteamericana y de nacionales de México en EEUU».

El jefe del Ejecutivo mexicano se pronunció a favor del control de la venta «indiscriminada» de armas en EEUU, aunque acotó que respeta las decisiones que tome Washington.

«Somos respetuosos de lo que decidan otra países, pero estos lamentables hechos deben de llevar a la reflexión, al análisis y a la decisión de controlar la venta indiscriminada de armas», que se presenta en el país vecino, prosiguió.

López Obrador dijo que las autoridades mexicanas están combatiendo el tráfico de armas, «haciendo un esfuerzo especial por el daño que causan las armas» en este país.

«Lo digo con todo respeto, no es nuestro ánimo entrometernos en la vida interna de ningún país, pero sí debe de replantearse este asunto que afecta mucho a los estadounidenses y también nos afecta a nosotros», precisó el jefe de Estado.

También descartó cualquier acuerdo con EEUU que autorice el tráfico de armas.

«No se permite ningún acuerdo como era antes con el Gobierno de EEUU, para la introducción de armas a nuestro país, hubo en otros gobiernos hasta un acuerdo confidencial, para introducir armas a México, eso no se ha permitido» durante la actual administración.

La postura mexicana es «que haya control en la venta de armas, que no se puedan adquirir las armas en cualquier centro comercial como sucede».

De acuerdo con la legislación vigente mexicana, «existe más control que otros países en portación de armas que requieren permisos», que son de uso exclusivo del Ejército, detalló.

El Gobierno de México hará le que le corresponde «siendo siempre respetuosos al derecho ajeno, no intervenir en asuntos ajenos», para mantener su soberanía e independencia, puntualizó.

Sin embargo reafirmó que el Gobierno de México enviará la notas diplomáticas que correspondan, como adelantó el 4 de agosto el canciller Ebrad.

Al mismo tiempo, si es procedente legalmente, «se va a presentar una denuncia contra quien cometió esos actos y se va a hacer la acusación sobre prácticas terroristas, al Gobierno de EEUU, para que actúe de conformidad de su legislación».

En cuanto al fenómeno migratorio rechazó el uso de las fuerza y las medidas coercitivas para enfrentar ese problema, «sino buscar el diálogo, la conciliación y promover la fraternidad universal más allá de las fronteras», con la cooperación para el desarrollo.

«La gente no emigra por gusto, si mejoran las condiciones de vida en Centroamérica, vamos a resolver el fenómeno migratorio», reiteró el presidente.

Dijo que esa postura la ha expresado en una carta y en una conversación telefónica con el presidente de EEUU, Donald Trump

En esas ocasiones ha manifestado que «la paz es producto de la justicia y que no se puede enfrentar la violencia con la violencia y el mal con el mal, que se tiene que hacer el bien, con amor al prójimo».

López Obrador rechazó referirse directamente a Trump y sobre las expresiones en contra de los migrantes que el mandatario estadounidense ha manifestado.

«No quiero personalizar, no voy a mandar ningún mensaje con dedicatoria porque no quiero que se vaya a malinterpretar», acotó López Obrador.

Reafirmó además su rechazó que el tema sea utilizado con propósitos electorales en el país vecino.

«Hay elecciones en EEUU y no queremos meternos, no es un asunto maniqueo de buenos y malos, en los dos partidos principales de EEUU ha habido poca atención al control de las armas», puntualizó.

Tras el tiroteo la policía detuvo a un presunto atacante, identificado por la prensa como Patrick Crusius, de 21 años.

Richard Wiles, el agresor, originario de Dallas, recorrió unos 1.000 kilómetros para llegar a El Paso con el fin de «asesinar a los hispanos».