HomeInternacional (Page 344)

BUENOS AIRES, ARGENTINA

(Spútnik) Los colegios electorales de Argentina abrieron sus puertas para que 33,8 millones de argentinos ejerzan su derecho al sufragio en estas elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a fin de que se designen los candidatos que podrán competir en las elecciones generales del 27 de octubre.

«Recordá que se vota de 8.00 (11.00 GMT) a 18 (21.00 GMT)», informó en las redes sociales la Dirección Nacional Electoral, dependiente del Ministerio del Interior.

En total 33.841.837 ciudadanos argentinos, de un total de 44,3 millones de habitantes, están habilitados a emitir su sufragio en todo el país, un 8,8% más que en el padrón electoral de 2017.

Casi el 37% de la población llamada a votar, representado por 12,5 millones de personas, se encuentran en la provincia más poblada del país, Buenos Aires.

En total se presentan 10 fórmulas presidenciales, las cuales deben obtener al menos un 1,5% de los votos para continuar en la carrera electoral de cara a las elecciones presidenciales del 27 de octubre.

En un contexto de ajuste económico, y a cuatro años de haber asumido su cargo, el presidente Mauricio Macri tiene la expectativa de ser reelecto por otro mandato más con su alianza Juntos por el Cambio (centro-derecha).

Su principal rival es Alberto Fernández, acompañado por la senadora y expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) como candidata a vice en el Frente de Todos (centro-izquierda), la agrupación con la que participa en los comicios.

Las más de 14.500 escuelas habilitadas en todo el territorio estarán abiertas desde las 8.00 (11.00 GMT) hasta las 18.00 (21.00 GMT).

El voto es obligatorio para los argentinos nativos y es optativo para los menores de 16 y 17 años y los argentinos naturalizados desde la mayoría de edad, siempre que estén inscritos en el padrón electoral.

También pueden votar los procesados en causas penales que estén en prisión preventiva, y los argentinos residentes en el exterior que se hubieran inscrito antes del 30 de abril pasado.

Los 12.659 miembros que tienen las cuatro fuerzas federales del país —Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Policía Aeroportuaria— custodiarán por todo el territorio la jornada electoral.

Por disposición del Gobierno, tanto estos agentes como las Fuerzas Armadas, integrada por 40.000 uniformados, podrán votar por primera vez en las mesas electorales que deban supervisar.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, adelantó que los primeros resultados del conteo de votos estarán a partir de las 21.00 hora local (24.00 GMT), mientras que casi todos los resultados se conocerán sobre la medianoche.

El avance del escrutinio provisorio, que se conocerá a través de la página web resultados2019.gov.ar, está a cargo de la Dirección Nacional Electoral, dependiente del Ministerio del Interior, y se realiza con el recuento de los telegramas elaborados en cada mesa de votación.

Por primera vez en Argentina, mediante el software de la empresa venezolana Smartmatic, los telegramas de 11.000 colegios electorales tendrán digitalizada la carga de datos, un proceso que hasta ahora se realizaba de manera manual.

Para las 3.500 escuelas restantes, «vamos a tener los centros de transmisión, que también se incrementan exponencialmente respecto a 2015 ya que pasamos de 215 a más de 1.100», informó Frigerio el 9 de agosto.

La justicia electoral es responsable del escrutinio definitivo, que es el legal y es realizado a través de las actas.
En los comicios de octubre será electo presidente aquel que obtenga al menos el 45% de los sufragios o alcance el 40% y consiga una diferencia mayor a 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado.

Si no se cumplen estos requisitos, Argentina volverá a las urnas para elegir su presidente el próximo 24 de noviembre en un balotaje.

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Spútnik) La congresista estadounidense Norma Torres reiteró su rechazo a un reciente acuerdo de asilo suscrito por el Gobierno de Guatemala con la Casa Blanca para convertir a la nación centroamericana en un «tercer destino seguro».

«Yo he sido clara sobre esto, Guatemala no está preparada para recibir personas de regreso», afirmó Torres, representante demócrata por California (EEUU, suroeste) y una acérrima detractora de las políticas antiinmigrantes del presidente Donald Trump.

Torres, nacida en Guatemala, expresó por lo claro su rechazo al acuerdo de marras al cierre de una visita de legisladores demócratas y republicanos de EEUU a Guatemala, encabezada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

«El acuerdo del tercer país seguro fue un tema que hablamos, todavía los detalles no los sabemos, así que seguiremos ese tema, por eso fue importante esta visita», agregó Torres al ser interpelada sobre el asunto.

Al respecto, Pelosi se limitó a reconocer que dicho acuerdo «es un desafío muy difícil», y que tenía que verlo por escrito.

El ministro de Gobernación de Guatemala, Enrique Degenhart, suscribió en Washington el Acuerdo de Cooperación Respecto al Examen de Solicitudes de Protección, al que EEUU se refiere coloquialmente como un convenio de «tercer país seguro».

Washington amenazó con imponer aranceles a las millonarias remesas que envían a sus familiares los guatemaltecos residentes en EEUU, a raíz de acciones judiciales para impedir la firma de dicho convenio.

El acuerdo de marras precisa que «Guatemala no retornará ni expulsará a solicitantes de protección», de cuyo traslado se encargará EEUU, a menos que el solicitante abandone el requerimiento o este le sea denegado.

EEUU solo procesará en su territorio las solicitudes de protección de menores de edad no acompañados, y de las personas que hayan ingresado al país con una visa válida, que no sea de tránsito.

A Guatemala le corresponderá evaluar una por una las solicitudes de protección, según las políticas migratorias nacionales y lo establecido en el convenio.

En octubre del año pasado comenzaron a partir desde Centroamérica multitudinarias caravanas de migrantes con destino a EEUU, hecho que fue catalogado por Trump como un problema para la seguridad nacional.

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Spútnik) Este domingo 11 de agosto Guatemala realiza comicios para definir al presidente de la República para el período 2020-2024, entre Sandra Torres (Unidad Nacional por la Esperanza, centroizquierda) y Alejandro Giammattei (Vamos por una Guatemala Diferente, conservador).

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala precisó que 20.990 Juntas Receptoras de Votos recibirán los sufragios entre las 07:00 hora local (13:00 GMT) y las 18:00 horas (00:00 GMT), cuando comenzará el escrutinio.

El TSE reubicó 69 centros de votación a nivel nacional, debido a incidentes como quema de papeletas y amenazas contra juntas electorales en al menos 10 departamentos durante la primera ronda, el pasado 16 de junio.

Un 60% de los 8,1 millones de guatemaltecos empadronados votó en junio para elegir al presidente y vicepresidente, 160 diputados, 340 cargos municipales y 40 miembros del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Torres y Giammattei fueron los candidatos más votados entre los 19 binomios que contendieron en la primera vuelta, en medio de múltiples denuncias de irregularidades y al propio reconocimiento de un fallo en el sistema electrónico de recuento de votos, que provocó una investigación del Ministerio Público.

Giammattei, un médico que busca por cuarta vez la presidencia, supera en las encuestas de intención de voto a Torres, quien lidera el llamado anti-voto, el cual contabiliza a las personas que tienen claro que no votarán por ella.

El partido de la ex-Primera Dama (2008-2011) se juega además su posible cancelación por presuntas irregularidades en el manejo de su presupuesto, según anunció la Fiscalía Especial Contra la Impunidad.

El combate a la corrupción y la criminalidad, el cuestionamiento a la compra de dos aviones militares a Argentina, el rechazo a un acuerdo de asilo suscrito con Estados Unidos bajo presión y la pertinencia de una Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) fueron los principales temas de la breve campaña.

En esta segunda vuelta solo serán considerados como «válidamente emitidos» los votos marcados en el espacio que ocupan en la papeleta el binomio presidencial de Torres y Carlos Morales, y el de Giammattei y Guillermo Castillo.

Más de 42.800 efectivos de la Policía Nacional Civil integran el dispositivo de seguridad para garantizar la tranquilidad durante los comicios, así como el cumplimiento de disposiciones como la Ley Seca que entró en vigor este sábado 10 de junio y durará hasta el amanecer del lunes 12.

La Dirección de Informática del TSE aseguró además que el error de programación que afectó la primera vuelta ya fue técnicamente subsanado, lo cual fue verificado con pruebas de confiabilidad y consistencia.

El expresidente de Costa Rica Luis Guillermo Solís encabeza una misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), desplegada por los 22 departamentos para evaluar la transparencia y legitimidad del proceso.