Monday, Jun 17, 2019
HomeInternacional (Page 346)

BUENOS AIRES, ARGENTINA

(Spútnik) Un juez federal argentino elevó a juicio oral y público una causa en la que la expresidenta y senadora Cristina Fernández está acusada de lavar dinero a través de la sociedad inmobiliaria Los Sauces.

El juez Julián Ercoloni «dio por clausurada la investigación de la causa Los Sauces», informaron fuentes judiciales consultadas por Sputnik.

También irán a juicio los hijos de la exmandataria, Máximo y Florencia Kirchner, y los empresarios ya detenidos Lázaro Báez y Cristóbal López.

El magistrado considera que la familia Kirchner montó una asociación ilícita través de Los Sauces, inmobiliaria que tuvo como principales inquilinos a Báez y López.

En esa supuesta asociación ilícita «de carácter estable y permanente», la exjefa de Estado está señalada como máxima responsable, mientras que su hijo Máximo está acusado de ser el organizador.

La hija de Fernández, en cambio, brindó «su aval y aprobación a la operatoria ilegal que venía desarrollando sus padres y su hermano a través de las sociedades y del patrimonio personal de su padre».

La expresidenta tiene varios juicios pendientes.

Además de ser juzgada por incurrir en supuestos sobornos a cambio de conceder de contratos de obra pública durante su Gobierno a partir del próximo 26 de febrero, la expresidenta y senadora también se sentará en el banquillo en la causa en la que está procesada por administración infiel a raíz de las operatorias de dólar a futuro que tuvieron lugar durante su gestión.

Además fue elevado a juicio el caso que la investiga por el delito de encubrimiento por firmar un memorándum con Irán para intentar avanzar en la investigación del atentado a la mutual judía AMIA de 1994.

En otro expediente, conocido como el de Hotesur, la exmandataria también está procesada por lavado de activos a través de una sociedad hotelera.

Protegida por fueros parlamentarios, la senadora asumió desde diciembre del año pasado como legisladora de la provincia de Buenos Aires en representación de su fuerza Unidad Ciudadana.

WASHINGTON, EE.UU. 

(Spútnik) El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habría contribuido con su familia para evadir una cifra millonaria de impuestos que además habría incrementado su patrimonio en más de 400 millones de dólares a la cotización de la fecha, dice un informe publicado por el periódico The New York Times.

Trump habría recibido al menos 413 millones de dólares provenientes de falsas declaraciones de impuestos por parte de sus padres para las que él habría contribuido, dice el informe publicado este martes en el sitio web de The New York Times.

El periódico estadounidense publicó un extenso artículo presuntamente basado en declaraciones de impuestos confidenciales, entrevistas con antiguos empleados y asesores del padre del mandatario, Fred Trump, y «más de 100.000 páginas de documentos que describen el funcionamiento interno y la inmensa rentabilidad de su imperio».

El informe dice que tanto Donald como sus hermanos habrían recibido regalos y dinero de manera encubierta proveniente del fraude fiscal.

Inmediatamente después de conocerse el informe, el Departamento Impositivo del estado de Nueva York anunció que comenzó a analizar las acusaciones contra el presidente, según el canal CNBC.

El medio citó a un portavoz de la autoridad tributaria diciendo que «el Departamento Impositivo está analizando las acusaciones del artículo del New York Times y está siguiendo todos los caminos adecuados de investigación».

Según el diario, el presidente se negó a emitir comentarios luego de recibir un detallado texto en base al informe.

El abogado del presidente estadounidense, Charles Harder, rechazó la información publicada por The New York Times.

«Las acusaciones de fraude y evasión de impuestos del New York Times son 100% falsas y altamente difamatorias», dijo Harder en un comunicado.

El medio citó a un portavoz de la autoridad tributaria diciendo que «el Departamento Impositivo está analizando las acusaciones del artículo del NYT y está siguiendo todos los caminos adecuados de investigación», luego de que el diario informara que el mandatario habría colaborado con su familia para evadir impuestos por cifras millonarias.

CIUDAD DE GUATEMALA, GUATEMALA

(Spútnik) La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) ratificó ante el Congreso legislativo de ese país sus argumentos para recomendar el retiro de la inmunidad del presidente Jimmy Morales, con el fin de juzgarlo por presunto financiamiento electoral ilícito.

«El mandatario (representante) de la CICIG (abogado Fernando Orozco) ratifica antejuicio contra el presidente Jimmy Morales en la comisión pesquisidora del Congreso de Guatemala», consignó ese órgano independiente internacional, creado por acuerdo entre el Gobierno y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2006, en su cuenta de la red social Twitter.

​Orozco expuso a la comisión sus argumentos para retirar la inmunidad al presidente Morales con el fin de realizar la investigación y determinar si el mandatario tuvo responsabilidad en el financiamiento electoral ilícito, añade la CICIG en la red social.

«No se trata de responsabilizar a nadie, sino que se permita profundizar en la investigación para establecer si el presidente Morales, como secretario general del (partido) Frente de Convergencia Nacional, supo de los aportes anónimos recibidos durante su campaña electoral», señaló el representante.

Una investigación de la CICIG y de la fiscalía general derivó este año en el tercer pedido de levantar los fueros a Morales para poder juzgarlo por corrupción.

El caso, aceptado por la Corte Suprema de Justicia, está ahora en manos del Congreso, que debe decidir si retira la inmunidad al presidente para que pueda ser juzgado por financiamiento electoral ilícito.

Morales ordenó en agosto pasado no renovar el mandato del organismo, cuyo plazo de permanencia en el país expirará en septiembre de 2019, y prohibió el ingreso al territorio nacional del titular de la CICIG, Iván Velásquez, quien había viajado por unos días a EEUU.

Además, el Gobierno guatemalteco dio un plazo de 48 horas para que el secretario general de la ONU, António Guterres, sugiriera otros nombres para sustituir a Velásquez.

Guterres respondió ratificando a Velásquez en su cargo. Morales volvió a plantear el tema a fines de septiembre ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.